viernes, 29 de abril de 2016

CS2016 — Etapa 0 (Camino de Fonsagrada)



Hola peregrinos! Esta fría noche gallega os escribimos desde la montaña lucense, a casi 1000 metros de altitud. Nos encontramos en una pequeña pensión de la localidad de A Fonsagrada, el pueblo donde nos quedamos el año pasado, muy cerquita del límite con Asturias. Desde aquí retomaremos mañana una nueva edición del Camino de Santiago.

Se trata de la segunda parte del Camino Primitivo, que nos llevará en siete etapas hasta Santiago de Compostela tras comenzar a andar desde Oviedo el año pasado: tenéis el recorrido completo de este año en el mapa de arriba, donde las flechitas indican el inicio de cada etapa. De nuevo en esta edición del Camino repetimos Juanma y yo. El resto de miembros de Los 4 peregrinos, o sea, los peregrinos Laura y Toñín, siguen atareados en sus labores domésticas.

Autobús a Lugo

Nuestro viaje hasta aquí ha transcurrido en dos autobuses: el primero hasta Lugo, y el segundo hasta Fonsagrada. A lo largo de todo el trayecto hemos disfrutado de un viaje muy soleado reviviendo en la carretera viejas sensaciones al pasar por algunos lugares que hemos cruzado en otros Caminos.


El autobús para Lugo lo hemos tomado en el madrileño intercambiador de Moncloa, nuestro barrio de toda la vida. El autobús ha salido puntual, a las once de la mañana. Juanma y yo llegamos al intercambiador casi simultáneamente, con cuarenta minutos de antelación, con tiempo suficiente para tomarnos un desayuno en una cafetería cercana y aprovisionarnos con bocatas para el bus. Fue nuestro primer desayuno de este Camino... y, desde luego, no será el último... jejeje...

Ya en el autobús realizo el habitual ritual de entrega del cuadernillo de ruta del Camino. El del año pasado le duró a Juanma menos de 48 horas, lo justo para dejárselo olvidado en una de las primeras etapas. Así que, en el momento de entregárselo, le recuerdo a Juanma esa circunstancia... a ver si es capaz de que le dure hasta Santiago.

Seis horas de autobús dan para muchos comentarios, risas, etc. Sentados justo detrás de nosotros teníamos una pareja de universitarios (chico y chica) que no han parado de hablar (entre ellos) ni un minuto... Han hablado de todo... fútbol, política, religión, sexo, espiritismo, estudios, tabaco, del abuelo, del primo, de su madre, de su hermana, otra vez de política, ¡bufff! ... acabamos con la cabeza hecha un bombo... Vaya par de pelmazos... Cuatro horas de cháchara sin parar. Les dimos esquinazo en Ponferrada, pero...

Pero poco después de Ponferrada, vino el relevo.... al rato de irse los anteriores se subieron en los asientos de al lado unas chicas que se liaron a cantar flamenco. Así hasta nuestra llegada a la estación de autobuses de Lugo (17.15 h), donde teníamos que enlazar con un minibús a Fonsagrada. ¡Bendita estación!

Minibús a Fonsagrada

El minibús a Fonsagrada salía de la estación de Lugo a las 18.30 horas y el billete se adquiría allí mismo. Una persona de la estación nos indicó dónde comprarlo y, cuando llegó el minibús, fuimos al muelle correspondiente.

Se trata de un autobús de línea, el de toda la vida que va parando en todos los pueblos. Se llenó en seguida e, incluso, hubo quien tuvo que viajar semtado en la escalera durante algún tiempo. Para que no faltara de nada, el minibús dio un pequeño rodeo por las afueras de Lugo para recoger a algún pasajero cerca del hospital.

El día seguía completamente soleado. El trayecto de Lugo a Fonsagrada, que coincide más o menos con el que tendremos que recorrer —en orden inverso, claro— en las dos primeras etapas, es muy bonito. La ciudad de Lugo se halla en un llano, pero Fonsagrada está en la comarca de la denominada montaña de Lugo, así que la carretera se va empinando poco a poco. Los paisajes desde el minibús se tornan espectaculares, con valles muy profundos entre lomas y montañas.

Viendo nuestro interés por el paisaje, una chica nativa de la zona —que estaba sentada cerca de nosotros— nos recomendó que visitáramos su pueblo, que estaba en un lugar especialmente bonito, según nos comentó, ya llegando a Fonsagrada. Lo que no sabía es que éramos peregrinos, por eso cuando le preguntamos si había que desviarse mucho del Camino y nos contestó que unos 8 km, se quedó con cierta cara de decepción... Quizás iba buscando algo más... El caso es que se bajó en la parada anterior a la nuestra.

Por fin, aproximadamente una hora después de salir de Lugo, nuestro minibús llega a Fonsagrada. Pasan de las siete y media de la tarde. El día sigue soleado pero rápidamente nos damos cuenta de que el aire es bastante fresco por aquí.

Fonsagrada

El pueblo de A Fonsagrada, lugar donde concluyó el Camino del año anterior, es pequeño. Tras preguntar a otra lugareña, encontramos nuestra pensión. Justo detrás de la iglesia y frente a la fachada de piedra del albergue de peregrinos.

Tras registrarnos en la habitación, dejar todos los trastos, llamar por teléfono a nuestra gente y —en el caso de Juanma— algo más, decidimos darnos un paseo por el pueblo. Ya son las ocho y pico de la tarde, el sol se va poniendo y lo que era un tiempo fresco a nuestra llegada al pueblo se va convirtiendo poco a poco en un frío que pela. Al caer la noche, la temperatura ronda ya los cero grados Celsius.

En la calle principal es donde se ven los sitios que parecen más animados para tomar alguna cerveza y cenar después. En uno de ellos entramos, en principio solo, para tomarnos unas cervezas y acabamos cenando en él, poco antes de las nueve de la noche. Por ser la primera comida de este Camino, hubo hasta pelotazos. Los primeros de esta peregrinación. Durante toda la cena estuvimos intercambiando whatsapps con las amistades, en un ambiente muy distendido. Nos echamos unas buenas risas a uno y otro lado del teléfono.

En las fotos podéis ver el menú que nos metimos para el cuerpo. Hasta nos pareció ver la primera flecha amarilla en alguno de los platos que nos zampamos jajajaja.



video


La etapa de mañana

Bueno, pues ya estamos de vuelta en la pensión. Son las once y pico de la noche y debemos mirar a la etapa de mañana, la primera de este Camino. De Fonsagrada al pueblo de Cádavo Baleira, 25 kilómetros con varias cuestas terribles. Así, al menos, es como las ponen en las guías del peregrino. Alguna de ellas tiene incluso nombre: la cuesta del Sapo. Cuando le ponen nombre a una cuesta nos imaginamos que será por algo. Nos hemos podido hacer una idea de lo que nos espera desde el recorrido del minibús al venir hacia aquí.

Pero eso os lo contaremos... ¡Mañana! De momento, abajo tenéis el habitual vídeo de la etapa 0 donde aparece el resumen fotográfico que os hacemos con imágenes de las etapas que están por venir, con música de Alan Parson. ¡Buen Camino!

Videomontaje fotográfico del CS2016
(música de Alan Parson's Project "Sirius")
video

1 comentario:

Juan Manuel del Aguila Bonilla dijo...

El videomontaje fotográfico del Camino de Santiago 2016 es ESPECTACULAR.